• 03/10/2019

Epicondilitis y PRP

Epicondilitis

La epicondilitis lateral, conocida de forma común como codo de tenista, está considerada como una de las patologías del codo más prevalentes. Se trata de un proceso degenerativo tendinoso que afecta al tendón extensor común  y de forma más concreta al tendón del extensor carpi radialis brevis. Su prevalencia en la población general ronda el 4% mientras que en trabajadores manuales (obreros, camareras de pisos, deportistas profesionales ,etc…) puede llegar al 7%. Su mayor incidencia se presenta entre los 40 y los 60 años y no suelen existir diferencias en cuanto a sexo.

TRATAMIENTOS PROPUESTOS

Los tratamiento propuestos para tratar la forma aguda y crónica de esta patología son abundantes, con unos objetivos comunes en todas ellas:

  • control del dolor.
  • retorno a las actividades de la vida diaria.
  • evitar perdidas de función y movilidad
  • controlar deterioro progresivo tendinoso
  • mejorar la fuerza y resistencia.

Estos tratamientos son conservadores en la gran mayoría de los casos, con buenos resultados clínicos

  • terapia manual
  • punción seca, 
  • ondas de choque,
  • electrolisis percutánea intratisular
  • infiltraciones corticoides/prp
     

TRATAMIENTO CON PLASMA RICO EN PLAQUETAS (PRP)

Pese a los buenos resultados que obtienen estas técnicas no existe un único tratamiento ni protocolos concretos que sean completamente infalibles y unifiquen criterios terapéuticos, por lo cual, en los últimos años ha crecido el interés por las terapias biológicas, siendo la que mas interés ha despertado el tratamiento con plasma rico en plaquetas comúnmente conocido como PRP.

Este plasma rico en plaquetas  disminuye la inflamación, aporta fibrina al tejido lesionado, disminuyen la fibrosis local y poseen cualidades de ensamblaje celular y soporte mecánico. Y todas estas propiedades  son gracias al contenido de estos preparados: factores de crecimiento, citocinas, morfogenes y fibrogenes plaquetarios y diferentes proteínas plasmáticas.

El objetivo  primordial de las infiltraciones de PRP intratendinoso es atraer, activar y movilizar celularidad que colabore en la reparación del tendón, como son los tenoblastos, células satélites y macrófagos.

  • Existen varios estudios que comparan el tratamiento con prp con otros tratamientos infiltrativos también aceptados como los corticoides, la sangre autóloga (del mismo paciente) o los anestésicos locales siendo la gran mayoría controvertidos por la falta de unanimidad a la hora de establecer protocolos que expliquen tipo de contenido, cantidad, numero de aplicaciones y forma de aplicación.
     
  • Estudios comparativos de las infiltraciones de PRP con anestésicos locales no demostraron diferencias a las 12 semanas de tratamiento pero sí reflejaron una mejoría del 25% del dolor (escala EVA) a las 24 semanas de tratamiento en aquellos pacientes tratados con PRP. 

Respecto a las infiltraciones con corticoides existen estudios que observan una diferencia clínica y funcional a favor de las infiltraciones de PRP en comparación con la terapia infiltrativa coticoidea sobretodo en controles a los 3 y 6 meses, en los que los corticoides han perdido efectividad de tratamiento mientras que el prp mantiene sus índices de mejora, recomendando los autores el uso de prp si se quiere obtener un tratamiento efectivo  de larga duración.


PROTOCOLO PARA EL USO DE PRP EN EPICONDILITIS

Existen diversas propuestas de protocolo para el uso de PRP en epicondilitis. Detallamos la que más se asemeja a nuestra forma de trabajo en TEM:

Publicada en la revista española de artroscopia y cirugía articular, R. López Vidriero, propone el siguiente protocolo en pacientes con más de 3 meses de clínica dolorosa con diagnóstico de epicondilitis (previa exclusión de otros diagnósticos):

  1. Examen ecográfico previo.
  2. Preparación prp y activación bajo condiciones estériles.
  3. Infiltración en eje longitudinal y bajo control ecográfico de distal a proximal en paralelo a las fibras tendinosas. Tras alcanzar la zona degenerativa del tendón se infiltra de 3 a 5ml intratendinosos e intramusculares.
  4. Al retirar la aguja seguiremos infiltrando tendón sano, músculo y grasa circundante para activar celularidad satélite, de 2 a 3 ml.
  5. Crioterapia para control de dolor durante 10 min.
  6. No emplearemos corticoides ni anestésicos locales por la toxicidad celular demostrada.
  7. Reposo articular/deportivo 24h continuando con aplicación de crioterapia 2-3 veces al día.
  8. Analgesia oral no antiinflamatoria, ya que podemos obtener interacción con el proceso de regeneración tendinosa.
  9. Recomendables 2 a 3 infiltraciones ecoguiadas de PRP con intervalo de 1 a la semana según evolución del paciente
  10. Control ecográfico semanal
  11. Tratamiento fisioterápico con ejercicios excéntricos

¿Sufres epicondilitis? Contacta con TEM y solicita visita con nosotros. Trataremos tu epicondilitis.


Tags: