La principal patología que afecta al tobillo suele ser traumática, en forma de fracturas o esguinces, con diferente grado de afectación ligamentosa. De estos traumatismos suele derivar la patología crónica del mismo, en forma de:

  • Artrosis tibioastragalina
  • Artrosis subastragalina
  • Inestabilidad crónica de tobillo.
  • Lesiones osteocondrales astragalinas.

Dentro de la patología del pie, los procesos más frecuentes asistidos en consultas son los siguientes:

  • Tendinitis tendón de Aquiles, en su forma aguda o crónica, puede afectar a su inserción, a una parte del tendón (nódulo palpable) o a su totalidad.
  • Bursitis retrocalcanea/ retroaquilea, ambas situadas por delante y detrás de la inserción del tendón de Aquiles, simulando en ocasiones procesos inflamatorios del mismo tendón.
  • Fascitis plantar. La función de dicha fascia es absorver impactos y la estabilización del arco plantar. Con el paso del tiempo la almohadilla plantar se adelgaza y la fascia pierde elasticidad. La pronación exagerada, calzado no adecuado o la brevedad del tendón de Aquiles  pueden ser factores favorecedores de aparición de fascitis, con una traducción clínica clásica de dolor plantar o en la cara interna del talón.
  • Neuroma de Morton: se trata de una neuropatía del nervio digital común plantar provocada por una tumoración fibrosa adyacente al nervio. Suele ocasionar dolor metatarsal o parestesias digitales.
  • Sd del seno del tarso: túnel cónico calcaneoastragalino que produce dolor en la cara externa del pie a 2 cm del maléolo peroneal. Aparece con frecuencia tras un esguince de tobillo o por un pinzamiento de partes blandas en el propio seno.

Concierta visita con nuestros traumatólogos. En TEM te atenderemos en el centro de Palma de Mallorca para que recuperes tu calidad de vida.